Museo Diocesano Regina Coeli


El post de hoy, para finalizar Marzo, y dada la cercanía de la Semana Santa, época de turismo y vacaciones familiares, se lo dedicamos al Museo Diocesano Regina Coeli de Santillana del Mar. La verdad es que no sé por qué he tardado tanto en hacer una entrada sobre el Regina Coeli, dado que es uno de mis museos favoritos, aunque ya se sabe, uno no puede abracar más de lo que puede abarcar. Sea como sea y para desquitarnos y, por qué no, para animar a nuestros lectores a visitar el Museo, sirva esta entrada para acercarnos al Museo Diocesano de Santillana del Mar.

Para conocer un poco la Historia y las vicisitudes del Museo debemos remontarnos a los años finales del siglo XVI. En 1591 Don Alonso de Velarde mandó construir en Santillana del Mar un convento de Frailes Dominicos, aunque la construcción del Edificio definitivo que conocemos hoy no se inició hasta 1612. En 1607 el Convento Regina Coeli fue elevado por el Capítulo provincial de Palencia a Priorato, lo que unido al patronazgo del Duque del Infantado hizo que se necesitase un Edificio mayor, más allá de las casas donadas en origen por D. Alonso Velarde a Fray Esteban de Salazar y los monjes dominicos.

De este modo, como comentábamos,  en 1612 comienzan las obras del convento y en 1629 las de la Iglesia, permaneciendo los dominicos en él hasta 1837, con la desamortización de Mendizábal. A finales del siglo XIX se instalan dos comunidades de Clarisas. A título anécdótico, apuntaremos que sirvió de cárcel durante la guerra civil.

El momento más importante del Museo, más allá de sus vicisitudes históricas, llegó en 1967, momento en que se funda el Museo por iniciativa del Obispo D. Vicente Puchol encargándose a D. Antonio Niceas su montaje y Custodia. Se trató del primer Museo Diocesano en territorio nacional.

La labor de recopilación y restauración de piezas por todo el territorio de la Diócesis es, en mi opinión el gran valor de este Museo. Se trataba de piezas fuera de culto y en grave estado de deterioro. En palabras de D. Enrique Campuzano: “Su objetivo principal era recuperar y conservar el patrimonio artístico de la Iglesia Diocesana, que corría peligro de desaparecer como consecuencia del paso del tiempo y también con la incomprensión de las normas litúrgicas emanadas del Concilio Vaticano II, que aconsejaba una mayor austeridad en la decoración de los templos” (Enrique Campuzano Ruiz, Museo Diocesano Regina Coeli, Obispado de Santander, Pág. 15).

No debemos olvidar que, además de esta labor de recopilación, restauración y conservación de piezas, el sentido intrínseco de un Museo Diocesano es crear, a través de sus fondos, un marco geográfico y temporal de la historia de la diócesis, y en este sentido, la amplitud de fondos del Regina Coeli, que abarca piezas desde la Edad Media temprana, hasta el arte religioso de los siglos XIX y XX, nos da cuenta de la imaginería y la devoción popular en territorio cántabro a lo largo de su historia. La colección, que cuenta con más de seiscientas piezas, pone de relevancia la iconografía de los santos más relevantes de Cantabria, así como la simbología de los mismos en la religiosidad popular a lo largo de los doce siglos que abarcan sus fondos.

Sin entrar a describir en profundidad las piezas, para eso os animamos a visitar el Museo y admirarlas de primera mano, nos detendremos en las que corresponden a los siglos prerrománicos y románicos. Hay predominancia en el Regina Coeli de arte mueble, sobre todo escultura, más que de otras manifestaciones artísticas. De este modo, y por destacar algunas de las piezas de época medieval, debemos aclarar que la escultura de los siglos románicos solía ir muy unida a la arquitectura, realizada en piedra. Las imágenes realizadas en madera, han desaparecido en su mayoría, o han llegado a nuestros días en mal estado de conservación, aunque el Museo conserva algunas de muy bella factura.

Haciendo un brevísimo repaso, encontramos restos de arquitectura monumental en una de las salas entre los que destacan canecillos, restos de improntas y estelas que van desde el siglo VII al X.  En nuestra última visita al Museo, pudimos disfrutar además de la Exposición dedicada al maestro Covaterio, que alberga piezas destacadísimas procedentes de Santa María de Piasca.

En lo referente a escultura, podemos destacar dos santos de madera policromada procedentes de Maoño y Aniezo, ambos del siglo XII, así como una maravillosa Vigen con Niño procedente de Santander. Destacan además en lo referente a metales, un incensiario y un crucifijo, posiblemente de los siglos XI y XII, procedentes de Brez y Retortillo respectivamente.

En definitiva, y por no extendernos más, os animamos a descubrir este maravilloso Museo. Personalmente me parece inaudito que las hordas de visitantes que pasean por Santillana, pasen de largo por la puerta del Museo, y no se animen a visitarlo, ya que a mi modo de ver, es un buen inicio para visitar posteriormente el casco urbano de Santillana, y admirar la Colegiata con un esquema mental distinto de lo que significa la religiosidad popular y el desarrollo de la fe cristiana en el territorio cántabro. Dicho esto, insisto, si vais a Santillana esta Semana Santa, visitad el Regina Coeli. Seguro que no os arrepentís.

Más Información: 

Abierto todo el año

Visitas guiadas del 1 de julio al 15 de septiembre

Cerrado los lunes

De 10:00 a 13:30h y de 16:00 a 19:30h

Teléfono 942 840 317

www.santillanamuseodiocesano.com

Ubicación:

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.