El beato de San Miguel de Escalada


El Beato de San Miguel de Escalada es también conocido como Beato Morgan o Pierpoint ya que se conserva en la Librería Pierpoint Morgan de Nueva York, catalogado como MS 644. También es conocido como Beato Magius, ya que es uno de los pocos Beatos consevados que identifica a su autor, Magius, en los folios 233 y 293, como "Archipictor".

Se realizó para el Monasterio de San Miguel de Escalada, donde permaneció hasta el siglo XIV, aunque es muy posible, dada la pertenencia de Magius al Monasterio de San Salvador de Tábara, que su manufactura se realizase allí y no en Escalada. De difícil datación, a pesar de que se incluye una fecha críptica en uno de sus folios, los expertos coinciden en su manufactura mozárabe entre los años 925 y 958, aunque dado que Magius murió en 968, la fecha inicial propuesta de 925 parece no encajar dada la juventud de nuestro proptagonista en esos años iniciales del siglo X.

Artísticamente se trata de uno de los Beatos más especiales por la calidad de sus miniaturas, la robustez de los colores y su magnífico estado de conservación. A pesar de haberse perdido algunos folios, se conservan 300 hojas en pergamino. Entre las miniaturas más relevantes, se siguen los típicos temas y escenas apocalípticas de otros Beatos, podemos destacar el Juicio final y el sellado de los elegidos así como novedosos retratos de los evangelistas. Otro aspecto novedoso a destacar de este Beato es por un lado la utilización del color y por otro la adaptación de las miniaturas al folio.

En lo referente al color magius comenzó a utilizar fondos encerados así como a mezclar los colores con sustancias como la miel o el huevo, lo que aumentó el repertorio cromático de las miniaturas realzando la viveza de los colores. Asimismo, en cuanto a la disposición espacial de las mismas, a parecen miniaturas a doble folio, algo muy novedoso, además de disponerlas en bandas irregulares sin perspectiva y con figuras planas y hieráticas adaptadas al marco que la miniatura ocupaba en el folio.

En definitiva se trata de uno de los Beatos de mayor calidad entre los llamados “mozárabes” que se antoja importante además por el hecho de ser uno de los pocos de los que conocemos el autor, el “archipictor” Magius.

Más Información

  • Miguel Ángel García Guinea, Románico en Cantabria, Ediciones de Librería Estudio, 1996. 
  • Vicente Herbosa, El románico en Cantabria, Ediciones Lancia, 2002. 
  •  V. V. A. A. (1996). Historia del Arte, pág. 141. Alianza Editorial, 1998.
  • Joaquin Yarza. Arte y Arquitectura española 500/1250. Editorial Cátedra, 2004.
  • V.V.A.A. El Beato de San Miguel de Escalada, Editorial Casariego, 1991.


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.