Iglesia de San Andrés


Situado al Oeste de Valderredible, en el límite con el territorio de Palencia se sitúa San Andrés de Valdelomar. Documentalmente encontramos noticias en el Cartulario de Santa María la Real de Aguilar de Campoo en 1210, aunque existen vestigios arqueológicos que constatan ocupación humana en la zona desde antiguo, probablemente desde el Calcolítico. Existen además en las cercanías, varias necrópolis altomedievales. En el Becerro de Behetrías aparece como Saint Andrés de Valdelomar. Está enclavado en una zona de monte bajo de gran belleza.

La Iglesia de San Andrés , de reducidas dimensiones, aún conserva la mayoría de sus elementos románicos, aunque a finales del XVII y principios del XVIII, sufrió alguna remodelación. De todos ellos destacaremos, el ábside, con una delicada ventana central, los capiteles y la espadaña. El ábside, es semicircular y está reforzado por contrafuertes al estilo de los de otras Iglesias del valle. En el centro tiene una ventana de arquivoltas sobre columnas con capiteles.

Los capiteles de la ventana del ábside, al igual que los del arco triunfal, en el interior, están bellamente decorados con motivos vegetales de talla muy delicada. Esa decoración tan cuidada pone la Iglesia en relación directa según algunos autores, con los maestros de Aguilar de Campoo y San Andrés del Arroyo.  

La cornisa presenta aún algunos canecillos sencillos de caveto  alguno con decoración geométrica incisa, como vemos en la imagen inferior, otros con decoración iconográfica, caso de uno con un falo y otro con un pez.

En cuanto a la espadaña, al estilo de otras Iglesias de la comarca, consta de tres vanos y se sitúa sobre el hastial. Se accede a ella por una coqueta escalera de piedra de muy buena factura.

A la portada se accede por un pórtico amplio, techado al estilo de otras iglesias de la zona. En el interior alberga una pila románcia troncocónica, decorada con bocel en la embocadura. Se trata de una Iglesia muy bella, en mi opinión, a pesar de sus reducidas dimensiones. El entorno es además muy agradable para pasear y disfrutar de sus casas blasonadas de los siglos XVIII y XIX. En definitiva, una excursión recomendable. 

Más Información:

  • Miguel Ángel García Guinea, Románico en Cantabria, Ediciones de Librería Estudio, 1996. 
  • Vicente Herbosa, El románico en Cantabria, Ediciones Lancia, 2002.
  • http://www.romanicodigital.com


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.