Iglesia de San Miguel


Situado al este del municipio de Valderredible encontramos la pequeña localidad de Cejancas. Junto al poblado se han encontrado algunas cavidades rupestres tales como la de los Hornillos. Tenemos noticias de Cejancas desde la segunda mitad del siglo XII en una cesión de Alfonso VIII al obispado De Burgos. Ya en 1352 en el Becerro de Behetrías se registra el poblado como Çiiangas de Yuso y Çiiangas de Suso pertenecientes a la merindad de Aguilar de Campoo, Abadengas del obispado de Burgos. 

La población del entorno, según leemos en los paneles informativos  del Gobierno de Cantabria, " ...se distribuía en época medieval en dos asentamientos diferenciados por el adverbio de lugar "yuso" (de abajo, actual Cejancas) y "suso" (de arriba, un despoblado unos 500 metros al noroeste del anterior) ...".

La iglesia de San Miguel, situada a la entrada del caserío, conserva todavía gran parte de su fábrica románica. Lo primero que nos llama la atención es su espadaña situada hacia poniente que sin duda fue modificada en los siglos XVI o XVII. 

Bajo la misma encontramos la puerta tardorrománica original. Se trata de una puerta sencilla con chambrana de escocia y arco de medio punto que apoya sobre cimacios moldurados. También de fábrica románica podemos considerar el ábside al que se añadió en algún momento un tramo supletorio. En el muro el en el muro sur de la cabecera absidal encontramos una ventana con arco de medio punto que apoya sobre dos columnillas con capiteles de tema vegetal. 

En lo referente al interior de la iglesia se conserva el ábside con su ventana románica hacia el exterior y el arcón triunfal. Éste, apuntado y doblado, lleva capiteles con cimacios biselados y cestas que repiten la misma decoración de la ventana del exterior. 

Podemos encontrar también de su original fabricación románica una pila bautismal. Se trata de una pila de buen tamaño troncocónica y exenta de decoración. Actualmente colocada en lado izquierdo del ábside, reposaba anteriormente en el interior de la sacristía, que curiosamente, se refugia en la paarte posterior del ábside, no a un lado.

Más Información:

  • Miguel Ángel García Guinea, Románico en Cantabria, Ediciones de Librería Estudio, 1996. 
  • Vicente Herbosa, El románico en Cantabria, Ediciones Lancia, 2002.
  • Julián Berzosa, Iglesias de Valderredible, Circulo Rojo, 2008.
  • http://www.romanicodigital.com

Ubicación:

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.