Iglesia Rupestre de Cadalso


Hoy dedicaremos esta entrada a una pequeña Iglesia rupestre, situada en terreno del término municipal de Ruerrero: la Iglesia rupestre de Cadalso. Fue declarada bien de interés cultural en 1983. Actualmente tiene advocación a Santa María, aunque parece que en origen estuvo dedicada a San Cipriano. Es en la actualidad, junto con la cercana Santa María de Valverde, la única ermita rupestre de Cantabria que mantiene culto regular. 

Al igual que en otras Iglesias rupestres de Valderredible, se tallo directamente en la roca arenisca. Consta de una nave rectangular, cubierta por una tosca bóveda de cañón. La puerta se abre al sur, y tiene dos pequeñas ventanas, con carácter meramente iluminatorio, como destaca Benito Madariaga en un artículo para la revista Altamira (Año 1968-1971, Nº 1 Páginas 153-174), al respecto de este tipo de eremitorios: " Por lo general las aberturas o ventana, alguna de ellas consistentes en agujeros circulares, suelen estar en torno al ábside, lo que demuestra claramente sus fines de iluminación". 

Originalmente se erigía sobre ella un pequeño campanario, que reproducimos en la foto inferior, de Enrique Loriente, extraída del artículo de la revista Altamira al que nos referíamos antes, que fue movido a unos metros, y que en 2003 fue eliminado en una reforma en la que además se pavimentó el interior del templo, según leemos en la magnífica web de Cantabria Rural. La cabecera de la Iglesia está constituida por un ábside trapeizodal que se cubre con una bóveda bastante irregular.

Al respecto de las remodelaciones, y partiendo de la base de que yo he conocido el templo con su estado actual, todas las opiniones que he leído aluden a la falta de delicadeza a la hora de acometer dichas intervenciones. En palabras de Gonzalo Alcalde Crespo (Iglesias Rupestres, Olleros de Pisuerga y otras de su entorno. Editorial Edilesa, 2007. Pág 63): "Esta Iglesia Rupestre, como la de Santa María de Valverde, también ha tenido que padecer el exceso proteccionista, por lo que ha visto sacrificado lo que era ya su apacible y rústico aspecto, del que formaba parte hasta un sencillo campanario ya integrado en el entorno y que hoy ha desaparecido, junto con otros elementos, para ser reemplazados por otras formas y aditamentos - que en opinión de este autor - no mejoran la estética del conjunto rupestre, y que hasta le hacen dudar de  que las soluciones técnicas aplicadas a la protección del monumento, puedan ser las correctas".

Sobre la peña en la que está excavada la Iglesia encontramos al menos tres tumbas antropomórficas excavadas en la roca, tal y como mostramos en la imagen superior, una de las cuales presenta un reborde perimetral que nos hace pensar que ajustaba una tapa. Al parecer, y ahondando en el tema de las remodelaciones, existían más tumbas de este tipo en el entorno que llegaban hasta la carretera y que fueron destruidas al ampliar la misma.

Más Información:

  • Miguel Ángel García Guinea, Románico en Cantabria, Ediciones de Librería Estudio, 1996.
  • Vicente Herbosa, El románico en Cantabria, Ediciones Lancia, 2002.
  • Ramón Bohígas Roldán, Las Iglesias Ruprestres de Valderrible, Cuadernos de Campoo, Nº 7, Marzo 1997.
  • Gonzalo Alcalde Crespo, Iglesias Rupestres, Olleros de Pisuerga y otras de su entorno. Editorial Edilesa, 2007.
  • Benito Madariaga, Notas acerca del origen de las iglesias rupestres, Revista Altamira (Año 1968-1971, Nº 1 Páginas 153-174).


Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.