La Fachada Sur de La Colegiata de Santa Juliana


El románico nos gusta porque nos produce sensaciones al primer vistazo. Nos ocurre, por ejemplo, en cada visita a Santa Juliana. Al aproximarnos a su fachada sur es inevitable sentir ese gusanillo en el estómago.

La fachada sur de la Colegiata de Santa Juliana sorprende al espectador por su imponente estructura plagada de elementos simbólicos que se muestran al espectador según nos vamos acercando al templo.  

De su original fábrica románica lo primero que podemos destacar es su portada, con  arquivoltas doveladas de medio punto sin decoración sobre dos parejas de columnas con capiteles esculpidos que aunque muy desgastados todavía nos dejan intuir su iconografía a base de animales.

Uno de los elementos más significativos de la fachada lo constituye el friso superior que alberga un maravilloso catálogo escultórico en el que destacan obispos, apóstoles y una escena del pecado original además de un Maiestas Domini de extraordinaria factura.

Éste se dispone en mandorla adornada con entrelazos y sujeta por cuatro ángeles dispuestos en paralelo, bendice con la mano derecha y porta el Libro de la Vida en la izquierda.

A un lado se alza una torre cilíndrica con cuerpos separados por impostas de taqueado, similar, aunque de menor altura, a la que encontramos en otra de las cuatro colegiatas cántabras, la de San Martín de Elines.

En definitiva, esta fachada es uno de los iconos del románico de Cantabria. De una belleza espectacular, queda grabada en la retina del espectador según nos acercamos a la Colegiata desde cualquiera de las calles aledañas. Si aún no la has visitado, no pierdas la oportunidad.

Más Información:

  • Miguel Ángel García Guinea, Románico en Cantabria, Ediciones de Librería Estudio, 1996. 
  • Vicente Herbosa, El románico en Cantabria, Ediciones Lancia, 2002. 
  • Enciclopedia del Románico. FSMLR. 
  • Románico digital (www.romanicodigital.com)

Ubicación:

Comentarios
* No se publicará la dirección de correo electrónico en el sitio web.