Nuestra Señora de la Asunción de Barcenilla de Piélagos


Situado en el margen derecho del rio Pas, en la Localidad de Piélagos, encontramos Barcenilla de Piélagos, pequeño poblado de angostas calles que alberga en lo alto del caserío la Iglesia de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Son varios los documentos que nos dan noticia de la localidad a lo largo de los siglos. De este modo, según podemos leer en la Enciclopedia del Románico de la FSMLR, en el año 857 aparece en un documento de donación del Rey Ordoño I a la sede de Oviedo de diversas villas y monasterios entre los que aparece mencionada Piélagos, como Pelagos con su Iglesia de Santa María. En el Cartulario de Santillana, estudiado por García Guinea, aparece mencionada en varios documentos fechados en los años 1001, 1062 y 1084. Ya en el siglo XIV, en el Becerro de Behetrías se recoge el poblado como “Varzenilla”, lugar de la Merindad de Asturias de Santillana.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, situada en la parte alta del caserío se adosa al cementerio y sorprende al visitante al acercarse por sus angostas calles. Adosada al cementerio, queda atrapada en el final de la loma, y nos recibe, según nos acercamos con, quizás, su retazo románico más visible e importante: su sencilla portada.

Se trata de una portada de sillería resaltada del muro, plenamente románica, según García Guinea de finales del siglo XII. Consta de cuatro arquivoltas de medio punto exhentas de decoración alguna. La única decoración que se nos muestra es la del tejadillo resaltado sobre las arquivoltas, con cornisa resaltada sujeta por siete canecillos decorados, bastante simples, algunos de caveto, otras de bola, y alguno que aún nos deja adivinar bajo su desgaste lo que pudieron ser cabezas.

Las reformas posteriores no nos dejan ver la planta original de la Iglesia. El muro meridional, sobre el que actualmente se abren dos ventanas perdió la cornisa original, y el ábside, casi con total seguridad semicircular en su origen, luce ahora cuadrado manteniendo en la cornisa varios canecillos simples.

Para finalizar no podemos dejar de destacar la interesante inscripción que aparece en un sillar a la izquierda de la puerta, según algunos autores recolocado con posterioridad, quizás durante alguna de las ampliaciones. 

Por desgracia está deteriorada en algunos de sus caracteres, aunque han sido varios los estudiosos que han traducido, de manera más o menos fiel, el mensaje contenido en la inscripción. En ella se puede leer:

ERA MCCXXVI (o MCLXXVI)

OVANDO / CONSE

CRATA / XXIII K (alendas)

FEBRVAR (ias)

Afectada por el mortero, de ahí las dudas sobre su original ubicación y la casi certeza de que está recolocada, y la degradación de la piedra hacen complicado saber si es esta que mencionamos la transcripción exacta de la inscripción. La traducción podría ser “Era…Mil…?, cuando fue consagrada (la iglesia), el 23 de las calendas de Febrero”. Nos queda la duda en la fecha que bien pudiera ser 1138 o 1188.

Se trata en resumen de una Iglesia sencilla que aún nos regala atisbos de su pasado románico, sobre todo con su sencilla pero en nuestra opinión bella portada. La pena habernos acercado a hacer las fotografías un día tan lluvioso, aunque cualquier excusa es buena para volver, ¿no creéis?

AMPLIAR GALERÍA

Más Información:

  • Miguel Ángel García Guinea, Románico en Cantabria, Ediciones de Librería Estudio, 1996.
  • Vicente Herbosa, El románico en Cantabria, Ediciones Lancia, 2002.
  • http://www.romanicodigital.com

Ubicación: